Evolución del Colibrí

Evolución del Colibrí

¿Cómo evolucionaron los colibríes?

Los colibríes, miembros de la familia Trochilidae, son aves pequeñas que están estrechamente emparentadas con los vencejos y las salanganas, pues todos ellos están incluidos en el orden Apodiformes. Gracias a su clasificación científica pueden rastrearse sus vínculos con otros grupos de aves y conocer un poco de su historia evolutiva, que ha derivado en una amplia variedad de tamaños, colores y formas.

En primer lugar, gran parte de los científicos aceptan que todas las aves descienden de extintos dinosaurios. Archaeopteryx es un género que parece corresponder a la transición entre los dinosaurios con plumas y las aves modernas, aunque no se le considera ancestro de estas, sino un pariente cercano del ancestro. Hace unos 150 millones de años, los dinosaurios voladores comenzaron a desarrollar plumas y la evolución de las aves inició su curso.

Hace 150 millones de años, los dinosaurios voladores comenzaron a desarrollar plumas y la evolución de las aves inició su curso.

Es posible que las aves comenzaran a evolucionar en el período Jurásico, y a principios del Cretácico ya existían varios tipos. Por ejemplo, las del género Confuciousornis vivieron hace 120-125 millones de años en China, y se cree que son las aves más antigua que se conocen en poseer pico. Durante los años posteriores, las aves se diversificaron y adquirieron las características que las distinguen de los mamíferos, los reptiles, los anfibios, los peces y los invertebrados.

Los huesos de los colibríes, pese a ser fuertes y resistentes, son muy frágiles. Es por esto que se carece de fósiles significativos que ayuden a esclarecer mejor su evolución. Su linaje ha sido estudiado con base en su relación genética con otros grupos de aves, principalmente.

Se sugiere que comparten un mismo ancestro con los vencejos y las salanganas, que pertenecen a la familia Apodidae, y que sus antecesores se separaron de ellos hace unos 42 millones de años en Europa o Asia, si bien es posible que el linaje se remonte a unos 35-30 millones de años atrás. Sorprendentemente, los registros más antiguos no se hallaron en América, sino en Europa, por lo que aunque en la actualidad los colibríes únicamente viven en el continente americano, sus ancestros más antiguos son europeos.

Los registros más antiguos no se hallaron en América, sino en Europa. Sus ancestros más antiguos son europeos.

Se desconoce cómo evolucionó el primer colibrí propiamente dicho, y cómo es que los ancestros llegaron a América y después se extinguieron de Europa y otras zonas del Viejo Mundo. Hace unos 22 millones de años, los primeros colibríes llegaron a Sudamérica, y en la zona andina encontraron la región idónea para prosperar, diversificarse y ocupar nuevos nichos ecológicos. Ahí se separaron en muchísimas especies que consiguieron colores iridiscentes o intensos y colas de formas inusuales. Algunas de ellas se dirigieron hacia el norte, pero la mayoría permaneció en la zona andina. Incluso hoy la diversificación continúa y el número de especies actuales podría duplicarse en varios millones de años futuros.

12 millones de años atrás, el ancestro en común de los colibríes del género Lampornis y de otras especies se dirigió hacia Norteamérica cuando esta aún estaba ligeramente separada del resto del continente. Hace aproximadamente 5 millones de años, los colibríes tomaron camino con rumbo al Caribe.

Existen animales muy parecidos a ellos, como los de la familia Nectariniidae, unas aves muy pequeñas que a simple vista parecen colibríes y que también se alimentan de néctar. No obstante, viven desde África hasta Australasia y no están genéticamente vinculadas de modo cercano con los colibríes, aunque sí evolucionaron de forma similar. Las llamadas mariposas picaflor (Hemaris) también se les parecen un poco.

Una de las hipótesis mejor conocidas sobre troquílidos es que se desarrollaron por convergencia evolutiva, un proceso por el cual seres vivos distintos adquieren rasgos similares para adaptarse al medio ambiente que los circunda. Así, algunas especies de dependen de determinadas especies de flores para sobrevivir, y otras flores necesitan la visita de ciertos colibríes para ser polinizadas. Estas especies dependientes entre sí han coevolucionado desde la dispersión de los colibríes a través de América, y ahora se necesitan unas a otras para sobrevivir.