Colibrí Golondrina

Colibrí Golondrina

Eupetomena macroura

También se le conoce como picaflor tijereta, en vista de la curiosa forma de su cola. Se le reconocen 5 subespecies: Eupetomena macroura macroura, Eupetomena macroura hirundo, Eupetomena macroura simoni, Eupetomena macroura bolivianus  y Eupetomena macroura cyanoviridis.

Orden: Apodiformes
Familia: Trochilidae
Subfamilia: Trochilinae
Género: Eupetomena

Descripción

Se le describe como un colibrí mediano a grande, de 15 a 17 centímetros de longitud, alas de unos 8 centímetros de largo y un peso de hasta 9 gramos. El pico es pequeño pues mide unos 2.1 centímetros, y la cola registra hasta 9.7 centímetros, es decir, casi la mitad de la longitud del cuerpo. La hembra es un poco más pequeña que el macho.

Se considera una de las especies más grandes con 15 a 17 centímetros de longitud.

Presenta un plumaje de varios colores brillantes. La cabeza, el pecho y la cola son de color azul, las plumas de las alas son de un tono marrón oscuro y el dorso y la parte ventral muestran tonalidades de verde. El pico es oscuro y tiene una forma levemente curva. La cola está bifurcada y semeja la de las golondrinas.

Distribución y hábitat

Eupetomena macroura vive en los siguientes países de Sudamérica: Bolivia, Argentina, Perú, Paraguay, Surinam, Brasil (incluyendo la isla de Marajó) y Guayana Francesa. En estos dos últimos países es común encontrarlo en varias zonas costeras. Eupetomena macroura macroura se distribuye en Paraguay y Brasil; Eupetomena macroura simoni vive principalmente en el noreste de Brasil; Eupetomena macroura hirundo está solamente en Perú; el noreste de Bolivia es hogar de Eupetomena macroura bolivianus y Eupetomena macroura cyanoviridis persiste en el sureste brasileño.

Puede pensarse que su hábitat mayoritario corresponde a la selva amazónica, pero por lo contrario, el ave evita permanecer ahí y prefiere los sitios más o menos abiertos al sur del río Amazonas, así como partes de bosques y sabanas. Ahora bien, es capaz de habitar muchas zonas con arbustos y árboles incluso dentro de las zonas urbanas.

Información sobre el picaflor tijereta.

Colibrí Golondrina (Eupetomena macroura)

Alimentación

La dieta del colibrí golondrina no difiere mucho de las otras especies, pues está basada en el néctar de las flores y la complementa con insectos que atrapa en el aire. No es un animal muy exigente. Sus fuentes de alimento (las flores) suelen ser especies nativas de la región donde vive como las de la familia Caryocaraceae, así como de astareáceas, de las leguminosas, de las malváceas y de otros grupos de plantas introducidas y ornamentales.

Como cualquier colibrí, sus flores favoritas son grandes, de color intenso y de néctar alto en azúcares. En los jardines, no duda en alimentarse de los comederos artificiales.

Comportamiento

Es un ave solitaria pero agresiva con los intrusos.

Es un ave solitaria pero agresiva con sus congéneres u otras especies si osan introducirse a su territorio. Cuando esto ocurre, suele ejecutar una persecución con el fin de alejarlos. Si el intruso es un animal mucho más grande, emite vocalizaciones de alerta.

No es una especie migratoria y solo realiza desplazamientos en la misma región en donde vive. En Brasil, a veces viaja hacia el sur.

Reproducción

La especie puede reproducirse durante casi todo el año. El macho comienza a cortejar a la hembra de su elección mediante una persecución que eventualmente toma la forma de zig-zag. Si la hembra lo acepta, permite una cópula de breve duración.

Ella tiene la responsabilidad de construir el nido y cuidar de sus polluelos. El nido está hecho con restos vegetales y es recubierto de musgos y líquenes, todo unido con telarañas. Posteriormente pone una nidada de 2 huevos pequeños que son incubados durante 15-16 días. Las crías salen del cascarón sin plumas y con los ojos cerrados, y son alimentados de 1 a 2 veces cada hora solo por la madre. Salen del nido 2 o 3 semanas después de adquirir su plumaje.

Amenazas y conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza coloca a Eupetomena macroura en la categoría “Preocupación Menor”, lo que significa que no se encuentra en peligro de extinción. Se desconoce si la población total está aumentando o descendiendo, pero se le considera muy común en su rango de distribución.