Colibrí de Ana

Colibrí de Ana

Calypte anna

Es un ave que, a pesar de ser nativa de un área pequeña, desde la década de 1950 se ha expandido hacia otras regiones. Su nombre fue puesto por el naturalista francés René P. Lesson en honor de Anna Masséna, duquesa de Rivoli.

Orden: Trochiliformes
Familia: Trochilidae
Subfamilia: Troquilinae
Género: Calypte

Descripción

Especie mediana entre los colibríes, pero pequeña entre las aves. En su adultez mide de 9.9 a 10.9 centímetros de longitud y pesa unos 4.25 gramos. Su cuerpo es robusto y su pico es largo, recto y estrecho, de unos 16-20 milímetros de longitud. La cola es poco larga, y está ligeramente redondeada. Existe dimorfismo sexual en cuanto a la apariencia de las plumas. Los machos adultos muestran iridiscentes plumas de rosadas a rojas desde el cuello hasta la cabeza, mientras que las hembras solo cuentan con parches del mismo color pero menos brillantes en el cuello. El dorso es verde brillante, y la región inferior del cuerpo contiene plumas grises. La cola es oscura en los bordes, y de un verde metálico en el centro.

Fue denominado Ana en honor a Anna Masséna, duquesa de Rivoli.

Los individuos juveniles son muy parecidos a las hembras en etapa adulta, si bien por lo general las hembras carecen siempre de las plumas tan brillantes de los machos. Las patas son tan pequeñas que no son capaces de caminar o saltar como otras aves.

Distribución y hábitat

Originalmente, el colibrí de Ana vivía en el sur de California, Estados Unidos, y en el norte del estado mexicano de Baja California Norte, pero a partir de la segunda mitad del siglo XX comenzó a propagarse más allá. Hoy se le considera presente en México, Estados Unidos y el sur de Canadá, a lo largo de la costa este del océano Pacífico y hacia el este. Han sido vistos en Alaska, Arizona, Nevada, Utah y Texas.  El área en donde se reproduce llega hasta Nuevo México, pero está presente durante todo el año a lo largo de la costa oeste de E. U. A. y parte de México y Canadá.

información sobre el colibrí de Ana.

Colibrí de Ana (Calypte anna).

La especie es muy adaptable y puede vivir en los siguientes hábitats: bosques, chaparrales, zonas agrícolas, matorrales costeros, zonas cercanas a arroyos, arboledas, sabanas de roble, jardines, parques y otras áreas de entornos urbanos y suburbanos. Se le encuentra con frecuencia cerca de los árboles de eucalipto.

Prefiere vivir en las tierras bajas, pero en verano se aventura hacia prados en zonas más altas.

Alimentación

Sus fuentes de alimento suelen ser flores grandes y de colores llamativos.

Calypte anna se alimenta del néctar de varias especies de plantas con flores, entre las que se encuentran las azaleas, madreselvas y las balsaminas. Sus fuentes de alimento suelen ser flores grandes y largas, de forma tubular y colores llamativos como rojo, fucsia, naranja y violeta. Los colibríes son comunes en los jardines urbanos ya que ahí tienen a su disposición muchas flores y comederos para aves elaborados por las personas.

La especie complementa su dieta con savia de árboles y algunos insectos y arácnidos que atrapa en el aire, sobre las plantas o en las telarañas. Su estrecho pico y larga lengua le permiten extraer fácilmente el néctar y aprovechar los agujeros en los troncos para llegar a la savia. Los insectos más consumidos son pequeños: mosquitos, chicharritas o saltahojas, abejas, avispas y mosquitas blancas.

Comportamiento

Son aves diurnas y no territoriales. Tampoco son sociales. Su temperatura corporal es de unos 41.6 grados centígrados; si la temperatura del ambiente disminuye, entran en un estado de letargo durante el cual su cuerpo puede alcanzar hasta 8 grados C. A mayor temperatura, mayor actividad.

El colibrí de Ana es un ave migratoria. Durante el invierno viaja a regiones que no son visitadas por otras especies de colibríes, como el norte de Alaska. En verano se desplazan hacia zonas montañosas. Emiten una gama de vocalizaciones que incluye desde llamadas cortas hasta cantos prolongados, pulsantes y agudos.

Descripción del colibrí de Ana.

Colibrí de Ana en pleno vuelo.

Reproducción

El período de reproducción abarca desde diciembre hasta junio-agosto, a partir del comienzo de las lluvias estacionales de invierno. La hembra construye un nido con hojas, plumas, telarañas, capullos, musgos y otros curiosos materiales, a unos 1.8-6 metros de altura sobre una rama horizontal de arbusto o árbol y cerca de flores que ofrezcan néctar. Las hembras pueden aparearse con más de un macho por temporada reproductiva.

La hembra construye su nido con hojas, telarañas, musgos y otros materiales.

Ambos sexos alcanzan la madurez sexual en torno al primer año de vida y solamente se reúnen para aparearse. El macho comienza el cortejo con un canto agudo acompañado de chirridos y zumbidos. También puede realizar una demostración de vuelo, que consiste en subir hasta los 39 o 40 metros y después bajar rápidamente de forma casi vertical. La hembra dirige al macho hasta el nido, y ahí él “entona” su canción mientras se balancea en el aire.

La hembra pone de 1 a 3 huevos que son incubados durante 14-19 días. Una vez fuera del huevo, los polluelos permanecen en el nido hasta 23 días, y después se independizan.

Amenazas y conservación

Estado de conservación: Preocupación menor.

La población total de colibríes de Ana es muy grande, por lo que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha colocado a la especie en la categoría  “Preocupación Menor”. Son depredados por numerosos animales, como la chara californiana, el cernícalo americano, el gato doméstico y algunos reptiles. Décadas atrás eran capturados para decorar los sombreros de las damas ricas, pero en la actualidad carecen de amenazas graves y su población tiende a aumentar.